Un patrimonio de investigación


Todo empezó en un pequeño granero en el año 1900. Tras haber creado miles de patentes e incluso haber ganado dos premios Nobel, el laboratorio de investigación mundial de GE continúa aportando nuevas tecnologías a nuestras vidas. Lea sobre el primer laboratorio de investigación de GE y cómo se convirtió en una entidad mundial.

En 1900, GE abrió el primer laboratorio de investigación y desarrollo industrial de los Estados Unidos. Se ubicó en el granero del patio trasero del científico Charles Steinmetz y contaba con tres empleados.

La Historia Global de Investigación de GE

La Historia Global de Investigación de GE


Charles Proteus Steinmetz, en aquel entonces un reconocido científico industrial, estaba trabajando como ingeniero consultor en jefe de GE. Después de varios años de persuasión, Steinmetz convenció a los directores de GE de que la compañía necesitaba un laboratorio de investigación para mantener su ventaja en el ámbito de la iluminación y electricidad y también para encontrar nuevas áreas para desarrollarse.

 

Elihu Thomson, fundador de la compañía, resume la misión del laboratorio: "Me parece que una empresa tan grande como la General Electric Company no debe dejar de invertir ni desarrollar productos en nuevos campos; de hecho, debería contar con un laboratorio de investigación para crear aplicaciones comerciales de nuevos principios e, incluso, para descubrir estos principios."

 

Charles Coffin, primer CEO de GE, aceptó la propuesta, y con esto nació el laboratorio de investigación de GE en el granero de carruajes en el patio de Steinmetz. Se invitó a Willis Whitney, un joven profesor de química graduado en MIT y que había realizado experimentos para GE, a ser el primer director.


Uno de los primeros proyectos del nuevo laboratorio era defender el activo principal de la empresa —la iluminación incandescente— a través de la innovación. En 1908, el científico de GE William Coolidge inventó el filamento de tungsteno dúctil lo que hizo que la lámpara incandescente de GE fuera considerablemente más durable que el diseño original. La invención aseguró el liderazgo tecnológico de GE en el mercado e hizo del laboratorio de investigación de GE su máximo exponente, lo que convirtió al mercado en un espacio innovador. 

 

Con el paso de los años, el laboratorio de investigación ha brindado muchas nuevas tecnologías a los clientes de GE. En el camino, los científicos de GE han acumulado miles de patentes y dos premios Nobel: Irving Langmuir ganó el premio Nobel de Química en 1932 e Ivar Giaever ganó el premio Nobel de Física en 1973.

 

En la actualidad, el laboratorio de investigación global de GE está compuesto por más de 3.000 empleados que trabajan en cuatro centros equipados con tecnología de punta: Niskayuna, Nueva York (a pocos kilómetros del granero donde todo inició), Bangalore, India (abierto en septiembre de 2000), Shanghai, China (inaugurado en octubre de 2003) y Munich, Alemania (inaugurado en junio de 2004). 

 

Si bien Steinmetz y Whitney no reconocerían las instalaciones hoy en día, se sentirían muy a gusto con la misión del laboratorio: se impulsa el crecimiento de GE a la vez que su tecnología llega a todo el mundo.